Meditación


¿Expansión de Consciencia?

Lo único que El Maestro propone es vivir en estado de Consciencia. Es usual que en los círculos esotéricos o espirituales se hable de una consciencia más expandida. Necesitamos revisar esto en la inteligencia de que el calificativo expandida presupone la dualidad de una Consciencia constreñida. Es de uso común referirnos a la meditación como una vía para la expansión de la Consciencia. Difiero de este uso común. Nuestro trabajo no consiste en expandir la Consciencia sino en ser conscientes, punto. La Consciencia ES Totalidad en Sí.

En realidad deberíamos usar conceptos como Consciencia versus inconsciencia y no poquita Consciencia versus mucha Consciencia. Esta idea de cuantificación cuasi económica resulta apropiada para medir fortunas pero totalmente inadecuada para hacer referencias de nuestra escencia. No se trata de ser muy conscientes en contraposición de ser poco conscientes. En verdad de lo que se trata este juego es de ser conscientes versus la opción por la inconsciencia.

Puedo entender muy bien que las formas de lenguaje en uso en los círculos esotéricos hablen de expandir la Consciencia, lo que presupone algún nivel de consciencia basal ya lograda. Esto es cómodo y resulta grato para el ego. Así puede uno justificar todos los juegos en los que participamos y aplacar la sana culpa existencial por la propia inconsciencia que podemos disfrazar mediante este recurso como Consciencia incipiente. Y podemos darnos premios y colgarnos medallitas por los logros adquiridos en la expansión. Expansión que como liga estirada se retracta a la primera provocación.

Nuestro problema es un problema de decisión, es un problema de intencionalidad. En lugar de preguntarnos cómo podemos expandir nuestra Consciencia deberíamos preguntarnos, ¿Por qué no optamos por la Consciencia? En el momento que, con toda sinceridad, se hace uno esta pregunta en la soledad más sacra de nuestros corazones, empiezan a desfilar todas las razones que tenemos para permanecer en el estado de inconsciencia que representa el trance cultural en el que vivimos inmersos. El Mundo de descripciones semánticas que llamamos "realidad". La razón por la que preferimos permanecer inconscientes es que sería muy doloroso tornarnos conscientes y mantener el ‘statu quo’ de nuestras relaciones con el entorno. Entonces la inconsciencia es nuestra mejor carta.

Hace tantas vidas que hemos permanecido inconscientes que arrastramos una inercia apabulladora. La mejor forma de retornar a la Consciencia es practicar la Consciencia. No se trata de método para expandir la Consciencia sino de decisión de ser conscientes. La estrategia del observador es en sí una forma de practicar la Consciencia. La libertad es la otra gran estrategia. Una de dos, o se empieza siendo más consciente y termina uno siendo libre o se empieza practicando la libertad y termina uno siendo consciente. De esto se desprende que los apegos, las ataduras, las cadenas, favorecen la inconsciencia. No podría ser de otra forma.

Por otro lado, el camino se presenta como gradual o súbito. El camino de la meditación ha estado siempre asociado con la vía gradual. El camino de Zen, es una vía súbita. Se produce el "insight" y ya. El camino del Corazón, el Amor, también es una vía súbita. El Amor es el gran solvente de egos. Cuando se ama, quién ama se disuelve ante el o la amada. Uno se entrega, uno se da, uno no espera nada a cambio. El Amor es siempre en el presente, momento a momento. Sin esperanzas de futuro, sin resentimientos del pasado, palpitando al unísono con el corazón de la amada. Sin planes, sin culpas, sin ambiciones, sin esperanzas, sin ilusiones… solamente siendo amorosos en el instante, con frescura en cada encuentro. Esto aniquila egos. Uno recede a las sombras para que la amada brille esplendorosamente y la adora en silencio…

Meditemos entonces por el solo gozo que la meditación verterá como lluvia de primavera en nuestras vidas

Así uno se emborracha en amor, en gozo, en éxtasis y cuando menos lo acuerda se encuentra uno libre y consciente. El amor libera, igual que la verdad, igual que la Consciencia.

[donacion.htm]

 

 

Imprime esta página

Envia esta página
a un amig@

.