Manifesto


Curandería Holonómica

beat.gif (1972 bytes)

La curandería es cualquier cosa que ayude a quien busca alivio para un infortunio, ya sea real o imaginado.

El alivio se deriva de la sensación de comunión, esto es, una sensación como de unión, de conectabilidad y armonía con la Naturaleza y todas las formas de vida en que ésta se expresa.

El alivio es la experiencia subjetiva de un sentimiento de animación y deleite en el cuerpo, que aumenta en los momentos de alegría, es entonces cuando nos sentimos hermanados con todas las criaturas vivientes.

Esto sucede cuando uno se enamora, cuando uno sigue el Camino del Amor, el Camino del Corazón.

Es entonces cuando reconocemos nuestra unión con la Naturaleza.

El alivio se manifiesta objetivamente en la gracia de los movimientos del cuerpo y en su elasticidad y en la calidez emocional de nuestras relaciones.

Cuanto más serenos, flexibles y elásticos de cuerpo y de mente seamos, más cerca estaremos de la armonía Universal.

En estos espacios Donnato el Curandero reconoce que El Centro de cada quién es el Centro de Todo, esta es nuestra interconectabilidad Universal.

Pierre Tailhard de Chardin hablaba de la "Noosfera" una especie de red planetaria de Consciencia Evolutiva que nos envuelve y de la cual somos parte.

El Campo Unificado de Consciencia que implica la noción de síntesis. Un Principio Unitivo Holográfico.

El dolor, real o imaginado, por el contrario nos aísla y separa de los demás, y de la Naturaleza.

Cuando caemos enfermos, perdemos la armonía coherente en nuestras relaciones, con la Naturaleza y todas las formas de vida en que esta se expresa.

Nuestra salud se resiente por los síntomas que señalan el quiebre de la coherencia que se manifiesta en el cuerpo como una  perturbación más densa disparada por una mente descomulgada del Espíritu.

Esta perturbación es la alienación sentida al no estar en contacto con la realidad, por el aislamiento que esto nos impone.

Por lo mismo; Cualquier cosa que reúna en comunión a la mente, al cuerpo y al espíritu con su y Naturaleza Original es Curandería y quien la practica es Curandero.

La intuición es nuestro recurso interior que nos permite mantener abierto el canal de comunión con la Naturaleza.

La intuición nos permite entender todos los lenguajes de la Naturaleza a través de todas las formas de vida en que ésta se expresa.

Todos los seres que participan en la danza de la existencia en un momento dado, reflejan el mismo Centro Universal, por lo que solamente son una multitud en apariencia.

Todos los seres que coexisten en un momento dado son Aliados, por lo mismo son recursos de curandería. Entonces es vital entender su lenguaje, ya sea mineral, vegetal, animal o humano.

El Don de la Intuición es el poder de acceso a la Sabiduría Universal intrínseca a nuestro siendo, usando el obsequio de nuestras habilidades y nuestros talentos.

Poder que no puede ser expropiado por otros y es solamente accesible en nuestro Centro.

Solamente disponible en la sinceridad del intento inocente de aceptarlo, todo ello, sin reservas.

Todos los seres que coexisten contienen sus propios mensajes curativos que comparten con quienes están dispuestos a aprender sus lenguajes.

Todos los seres que coparticipan en la existencia hablan en el lenguaje del amor porque sus presencias mutuas buscan enaltecer la armonía de la existencia. Este es un lenguaje accesible con el que nos podemos comunicar con todas nuestras relaciones.

Nuestro corazón metafísico es lo más cercano a nuestro Centro. Es por esto, que el corazón metafísico siente los mensajes curativos que brindan las situaciones y relaciones de la existencia y actúa de acuerdo a su comunión.

La mente descomulgada del espíritu es lo más lejano a nuestro Centro. Es por esto que la mente interpreta los sucesos interactivos de las relaciones de la existencia y actúa de acuerdo a su alienación cultural preprogramada.

El corazón une, la mente separa.

El corazón sintoniza la Bondad, la Belleza y la Verdad.

La mente se entretiene con la ambición, la culpa, la venganza y el temor.

El corazón ama aún a sus enemigos.

La mente repudia aún a sus amigos.

Eso que es nuestro Centro, es un Gran Misterio. Lo que fluye de este Centro Universal es el amor que anima a la multiplicidad de sus expresiones.

No lo acapares, recíbelo y circúlalo.

La mente es por naturaleza acumulativa. Acumula información, la acapara y dosifica. Se torna soberbia de tanto creer saber.

El amor es un evento existencial que sucede invariablemente en el aquí y ahora.

La mente discursiva es un esquema semántico convencional que se refiere a saberes indigestos obtenidos en el allá y entonces.

La salud es la confirmación de la reunión armónica de quién se entiende a nivel de pellizco y nalgada con La Existencia misma.

La enfermedad es la confirmación de la alienación trófica del sabihondo, esto es, del sujeto retacado de materia, de información y de energía no digeridas. Esto a consecuencia de los convencionalismos del Consenso del Gentío que distingue al Trance-Cultural que lo alberga.

Esta enfermedad confronta al individuo con la ignorancia existencial que lo ha alienado de la Naturaleza y lo ha convertido en un Ciudadano Alfa Numérico más, esto es, mediocre. Que en el lenguaje políticamente correcto designamos mediante el eufemismo: normal.

Así la neurosis, la obesidad, la hipertensión y la depresión son normales en nuestra cultura aún entre los profesionistas de la salud.

La Existencia le brinda a sus criaturas las oportunidades a concretar y los peligros a sortear para estimular su crecimiento y madurez.

La metodología es de prueba y error. Se hace algo, y si funciona bien se repite, si no funciona o funciona mal se suspende.

Así aprendemos y crecemos. No hay nada que creer. Hay mucho que explorar.

Cada sendero es único, cada instancia es nueva, cada vida es sagrada.

Donnato de la O
Curandero Holonómico

[donacion.htm]

 

 

Imprime esta página

Envia esta página
a un amig@

.